Una empresa sevillana que trabaja para robotizar los bares

El robot camarero Kime, de Macco Robotics, probablemente no sea capaz de dar sabios consejos ni insultos afectuosos como un ser humano, pero sí puede servirte una cerveza.

Fabricado por Macco Robotics, con sede en Sevilla, Kime es un robot humanoide que sirve comida y bebida. Ocupando un espacio de unos 2 metros cuadrados, Kime tiene una cabeza y un torso robóticos y dos brazos articulados que pueden utilizarse para coger y servir bebidas.

Una empresa sevillana que trabaja para robotizar los bares

Sutileza robótica al servicio de la seguridad

Si has trabajado alguna vez en un bar, sabrás que no se puede lanzar la cerveza directamente a un vaso; hay que tener cierta sutileza. Las manos de Kime tiran del grifo de forma adecuada e inclinan el vaso de forma apropiada para tener el punto de espuma correcto.

El director de tecnología de Macco Robotics, Kish Renganathan afirma que el robot Kime puede servir una cerveza correctamente en menos de 30 segundos.

Este modelo fue fabricado especialmente en 2019 para la red de gasolineras de la compañía portuguesa Prio. Si te estás preguntando en qué gasolinera sirven cervezas, pues la respuesta es en ninguna de las Prio, ya que el robot era usado para entregar mercancía variada y no bebidas.

Es lógico que la compañía esté buscando ampliar el mercado, por lo que han utilizado la gran versatilidad de sus brazos para adaptarlo a otras delicadas operaciones.

Un futuro robótico en medio de la pandemia

Hasta el año pasado la compañía Prio pretendía trasladar el robot Kime entre diferentes gasolineras y hacer que sirva otras bebidas, como refrescos, batidos e incluso alimentos recién hechos.

Pero probablemente el futuro no se vea como un robot humanoide, sino que venga de la mano de formas menos familiares. Un brazo robótico, también fabricado por Macco, ha estado desde mayo pasado sirviendo cervezas en el bar La Gitana Loca, de Sevilla.

El robot debutó cuando los bares y los cafés empezaron a reabrir tras dos meses de cierre en Sevilla. Durante este prolongado confinamiento se limitaron las actividades en las calles a unos pocos sectores, como por ejemplo los Cerrajeros Manresa y el reparto de comida a domicilio.

A diferencia de Kime el robot solo tiene un brazo y un pedestal donde se apoya el surtidor, y está diseñado para servirlas en vasos descartables. El brazo coge un vaso de plástico del dispensador e incluso lo sostiene en ángulo bajo el grifo de cerveza.

A continuación, endereza el vaso a medida que se llena, antes de colocar la bebida en el mostrador para que el cliente la recoja.

¿Perros robóticos sirviendo cervezas?

Pero este no es el único robot de Macco que sirve cervezas en este bar. Aprovechando la novedad, también incorporaron temporalmente un curioso perro robot a la plantilla, esta vez para hacerse cargo de llevar los botellines a las mesas.

Han usado como base el famoso perro robot de Boston Dynamics, llamado SpotMini. Su estabilidad a prueba de obstáculos permitió instalar un soporte para llevar hasta 12 botellas en la parte superior.

Aunque solo se trató de una prueba por un solo día, el curioso can atrajo la atención de cientos de curiosos en noviembre pasado. Algunos pidieron una cerveza solo para verlo en acción, lo cual no disgustó al dueño del bar, que admite no poder costear los 80.000 euros que cuesta el invento.

Sin embargo, planea seguir utilizando el brazo robótico, más barato (unos 20.000 euros, pero con un alquiler de entre 200 y 300 euros) mientras los clientes lo encuentren interesante.